Acoso sexual no es sancionable en Paraguay

Acoso sexual no es sancionable en Paraguay

Jueces del Tribunal de Sentencia de San Lorenzo confirman en su fallo que tocar los pechos y espalda a una mujer sin su consentimiento, no son pruebas suficientes para sentenciar a un miembro de la Iglesia Católica.

En estos últimos días, la sociedad paraguaya quedó alarmada tras un dictamen de jueces en relación a un miembro de la iglesia católica que obedece al nombre de Silvestre Olmedo, quien fue denunciado por acoso sexual, tras haber toqueteado los pechos a una mujer de nombre, Alexa Torres. La misma se animó a denunciar tal hecho con el objetivo de recibir ayuda y respaldo de la justicia paraguaya.

Tal fue el asombro que, desde el criterio de los jueces, el hombre (sacerdote), no había realizado el toqueteo de forma continua o reiterada, y que además este no tiene dependencia jerárquica con la víctima.



Los miembros del jurado del Tribunal de Sentencia de la ciudad de San Lorenzo tuvieron una interpretación diferente, pero consensuaron en absolver al sacerdote Olmedo. Los mismos no niegan que existió el toqueteo a los pechos y espalda de la mujer, pero su interpretación concluye en que estos no son pruebas suficientes para sancionar al sacerdote.  Y que, por lo tanto, la denunciante, deberá pagar todos los gastos judiciales.

A continuación, una breve transcripción de los mencionado por la jueza Dina Marchuk:

“El cura párroco no ejercía ninguna autoridad sobre la víctima. No era dependiente (…). El acoso se caracteriza por reiterados hostigamientos y persecuciones que tienen el objetivo -de- que la otra persona acceda a hacer aquello que se le exige insistentemente. Vemos que en esta situación no se dio. El cura párroco no presionó o intimó de manera alguna a la víctima a tener relaciones sexuales”.

Dina Marchuk

Conclusión

Es aberrante la interpretación y frialdad de 3 representantes de la justicia, dejando un precedente peligroso para la vida digna e igualitaria de la mujer paraguaya. Siendo que, a nivel mundial, millones de hombre y mujeres luchan por la reivindicación de los derechos de la mujer en todos los estratos de la sociedad.

Con este antecedente, la integridad física de la mujer queda en total desamparo, ya que cualquier hombre podría violar esa integridad y no tendría sanción alguna. Por lo tanto, cualquier denuncia de la mujer víctima de acoso no tendría efecto sancionador por parte de la justicia.


Enlace directo de una entrevista a la jueza Marchuk

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *