fbpx

Médicos, seguros de salud y sanatorios

Médicos, seguros médicos y sanatorios

¿Quién y cómo están regulados?

En muchas de las situaciones más delicadas en la vida de una persona, los médicos son los responsables de la vida humana, no obstante existe una cadena visible en lo que se refiere a la salud privada: médicos, seguros de salud y sanatorios.

Cuando tenemos casos de muertes por posibles negligencias médicas, los propios médicos rechazan tal hecho y transfieren la culpa a la falta de infraestructura sanatorial u hospitalaria, insumos médicos o descartables.

Y por su parte, los seguros médicos huyen y se quedan al margen de cualquier responsabilidad, siendo que, también son parte del proceso de asistencia al paciente.

Son ellos quienes tienen sus propios sanatorios y/o centros médicos y también hacen alianzas con otros sanatorios para llenar una guía médica. Y de esta forma, vender un seguro con una supuesta ¨cobertura médica nacional de calidad”.

Inacción del estado

Pues bien, estos tres actores gozan de la inacción del Ministerio de Salud y la Superintendencia de Salud. No existen controles o auditorías que reflejen la calidad y eficiencia de la salud privada. 

¿Alguien vio o descargo un informe de inspecciones por parte de dichas instituciones?

¿La SEDECO tiene la quejas publicadas en tu portal oficial? 

No existe tal trabajo. Y más al contrario, trabajan como una hermandad, donde directivos, médicos y funcionarios públicos se unen cuando existe un caso sólido de negligencia médica.

Estos mismos actores, disfrutan torneos de fútbol, golf y tenis en clubes privados del Paraguay. Un caso específico, el Club Náutico San Bernardino. Lugar donde cualquier ciudadano puede encontrar a estos actores confraternizando.



¿Dónde están las sociedades científicas?

Ahora bien, todas las sociedades científicas deberían tener un pronunciamiento al respecto, ya que en teoría son los representantes de sus médicos asociados. Y son ellos quienes deberían tener pronunciamientos oficiales, ya que se trata de la vida de las personas.

Estas sociedades no sólo deben defender las ganancias que reciben de las empresas de seguro médico privado, ellos como “científicos e investigadores” deben proporcionar informes detallados de la realidad en la que trabajan sus asociados y médicos en general.

Lastimosamente, vemos que estas sociedades se han creado sólo como agencias de recaudación, donde sólo se preocupan de la cantidad de dinero que deben percibir sus asociados, y por lo tanto, su comisión. Y dejan totalmente de lado, el ambiente laboral donde realizan el ejercicio de su profesión.

Por lo cual, los médicos se convierten en directos responsables de la pésima situación de la salud paraguaya.

Ministerio de salud y la Superintendencia

Llegando a este punto, es hora de poner en contexto el rol del estado, específicamente del Ministerio de Salud y la Superintendencia. 

¿Qué hacen para mejorar la calidad y eficiencia de la salud privada?

Sabemos, ¿qué, cómo y cuándo han realizado inspecciones?

Hasta ahora no existen informes que den una muestra de mínima intención de regular a la salud privada en Paraguay. 

A continuación 3 aspectos importantes que no hemos visto a la fecha:

– No hay reportes ni mucho menos un “ranking” donde se pueda informar a la ciudadanía sobre la frecuencia de eventos adversos causados por errores involuntarios en la medicación o en la identificación de los pacientes. 

– No existe un informe de eficiencia sobre las ‘largas esperas’ para consultas de pacientes en los centros médicos privados. 

– No existe un control sobre las estadísticas alarmantes de mujeres que son sometidas a cirugías de cesáreas, siendo que, la cesárea debe recurrirse cuando sea necesario, no de manera indiscriminada como a menudo sucede.

Conclusión

Por todo lo anteriormente comentado, será importante que el/la paciente exija a estos 3 actores; médicos, seguros de salud y sanatorios, un alto nivel de transparencia en los procesos médicos, coberturas médicas y documentación de admisión e historial médico. 

Los consumidores opinan

Los consumidores y usuarios opinan