fbpx

Servicios digitales para el consumidor

servicios-digitales-odeco-paraguay

Durante muchos años, antes de la aparición de los dispositivos electrónicos, la sociedad no tenía información rápida y accesible. Generalmente un consumidor molesto por un mal servicio debía seguir una serie de pasos para ser escuchado y luego, si diera el caso, tener una respuesta favorable. Ahora bien, muchos y muchas cuestionarán la burocracia de 25 años atrás con la que vivimos actualmente, y con merecida razón estaremos muy de acuerdo en recibir sus cuestionamientos. A pesar del avance de las tecnologías tanto en software como en hardware, aún notamos que el consumidor esta muy desprotegido, no solamente por las empresas que ofertan sus productos o servicios, sino que también por parte de las instituciones públicas que tienen responsabilidad directa en favor de la defensa de los derechos del consumidor.


También le puede interesar: ¿Somos o estamos vulnerables?


 

Actualmente, la irrupción de los dispositivos electrónicos en los hogares hizo de la tecnología lógica, software, sea un instrumento sumamente importante en los servicios que hoy por hoy pueden y deberían ofrecer las empresas e instituciones públicas para mejorar el acceso a sus servicios. A nivel público conocido por el e-government. Esta nueva era digital es una oportunidad de ofrecer mejores servicios y mejor adaptados al tiempo del consumidor.

Sin embargo, el uso de las TIC no tiene esa prevalencia que muchos consumidores desearían, servicios que puedan realizarse desde la oficina, la casa o desde algún lugar del mundo, sin tener la necesidad de hacer largas filas o esperas innecesarias. Tomando en cuenta el tiempo limitado que tiene un consumidor para realizar tareas que no tengan nada que ver con su responsabilidad laboral. Por ello, la oportunidad de generar mejores y diversas opciones en favor del consumidor es una tarea pendiente por gran parte de las empresas nacionales.

En tanto no existan mejores servicios digitales para el consumidor el nivel de reputación de las empresas estará muy comprometida. El consumidor del ayer, lo aguantará, pero el consumidor de hoy, acabará con las empresas.

Los consumidores y usuarios opinan